Noticias

Publicado en Abril 24th, 2017 | Por Fatima Arrue

0

La dura historia de vida de Ana María Polo, la conductora de “Caso Cerrado”

Es carismática, exitosa y famosa. Hace 16 años que conduce su programa, Caso Cerrado, que se emite en cadenas de toda Latinoamérica (se puede ver en 21 países en total). Sin embargo, para llegar hasta la cima tuvo que recorrer un largo camino que por momentos fue cuesta arriba. Pero a base de esfuerzo, sacrificio y talento -por supuesto-, siempre logró salir adelante.

Ana María Polo nació el 11 de abril de 1959 en La Habana, Cuba, pero se crió en Puerto Rico. Luego, se instaló junto a su familia en Miami y desarrolló su talento para el canto. Incluso, participó de una competencia con su hermana Alina, que les permitió viajar a Roma para cantarle al Papa Pablo VI en el Vaticano.

A los 19 años conoció a un hombre una década mayor que ella y se enamoró, a pesar de que su familia no aceptaba la relación. Se casaron y quedó embarazada, pero perdió el bebé y el matrimonio se disolvió.

Se graduó en la escuela de leyes de la Universidad de Miami y ejerció la profesión de abogada por más de 20 años, atendiendo casos de divorcio, adopciones, paternidad, custodia, manutención de menores y casos de violencia doméstica. De a poco, comenzó a participar en programas de televisión como abogada experta.

Con varios años de carrera bajo el brazo, decidió adoptar un niño. Poco se sabe de su identidad, ya que ella prefiere no exponerlo en público: solo se conoce que tiene 31 años y está casado. Ella lo crió sola, sin ayuda y son muy unidos.

El 2 de abril de 2001 se emitió por primera vez el programa Caso Cerrado, que originalmente se llamaba Sala de parejas, creado para solucionar problemas conyugales entre los litigantes, aunque luego se sumaron problemáticas de diversa índole. Por ese motivo adoptó el nombre de su ya clásica frase, pronunciada luego de golpear el martillo con la sentencia del caso. Con el paso del tiempo, se transformó en uno de los programas más exitosos de la televisión norteamericana.

El momento más duro de su vida ocurrió a los 44 años, ya acostumbrada a la fama y la popularidad, cuando le dijeron que tenía cáncer de mama. “El médico me llamó y me dijo que lo sentía mucho pero que estaba muy enferma. Sentía como si se me moviera el piso y tardé bastante en volver a acomodarme”, dijo en una entrevista, según publicó la revista Pronto.

Logró superar la enfermedad pero fue una etapa muy traumática para ella: “No solo me veía diferente. Me cambió la estructura del cuerpo, una pierna me creció más que la otra y perdí bastante la sensibilidad del brazo derecho debido a que me sacaron 20 ganglios, el tejido mamario y el seno”. Incluso, en uno de sus programas mostró la cicatriz en su pecho para ayudar a un participante

En cuanto a lo sentimental, hace tiempo que circulan rumores que indican que es bisexual; ella no lo niega ni lo afirma. A la doctora no le gusta hablar de su intimidad: “Se opina todo el tiempo de mí. Todos quieren saber sobre mi vida y con quién duermo. Pero no le debería interesar a nadie. Así que dejen de preguntar”.

A pesar de haber recibido muchas críticas sobre los temas -a veces un tanto delicados- que se tratan en su programa, el éxito siempre la acompañó. Hace años que Caso Cerrado lidera la audiencia entre los programas en español de la televisión norteamericana. Además, en 2010 se convirtió en el único ciclo vespertino en ser nominado al Premio Emmy Nacional. Un éxito que no fue nada fácil. Hubo que caminar cuesta arriba en muchas ocasiones, pero al final siempre hubo recompensa.


Acerca del autor



Comentarios cerrados

Volver al principio ↑